jueves, 29 de septiembre de 2011

Un día él me dijo:

-Ven, acércate pon tu oido en mi pecho. ¿Lo oyes?
+Sí, tus latidos.
-Alejate un poquito más. ¿Lo oyes?
+No, los sientos. ¿Qué quieres decirme con esto?
-Que el amor a distancia existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario