miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Recuerdas cuando tus peores enemigos eran tus primos, ponerte protección significaba llevar casco, los hombros de papá eran el lugar más alto y mamá era tu heroína. La guerra solo era un juego de cartas y las despedidas sólo sognificaban hasta mañana?
Y no podíamos esperar para crecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario