domingo, 15 de enero de 2012

Son las 3 de la madrugada, vuelve a casa con los zapatos en la mano y el rimel corrido.
Está cansada, no tiene fuerzas ni para llorar, no puede seguir así. Le cuesta vivir con ese sufrimiento, ¿por qué no puede salir todo bien por una sola vez?
Se le saltan las lágrimas por novena o décima vez en esa noche, ha perdido la cuenta. No puede parar de llorar, no se puede controlar. Ya no sabe que hacer, ¿sigue luchando o lo manda todo a la mierda? Prefiriría la segunda opción pero no sabe como hacerlo. Corrijo. No puede hacerlo, son tantas cosas que tiene que olvidar.
No puede quitarse esas imagenes de la cabeza, esos momentos en los que todo era normal, en los que no se le pasaba por la cabeza que lloraría por él.
Todo le recuerda a él, sale a la calle y lo confunde con todo el mundo, escucha su nombre por todos lados.
Piensa que está loca. Lo está, pero por él.

2 comentarios:

  1. No es xoni ni na ella exandose sus fotillos en el espejo jajjajaaja :)

    ResponderEliminar