jueves, 26 de enero de 2012

Un millón de palabras no harán que vuelvas, un millón de lágrimas tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario