domingo, 29 de enero de 2012

Ya era hora de que la felicidad llegara.

Ya vuelve esa sensación, esa felicidad de la cual no sabes la razón, esos suspiros que llegan sin avisar, esos nervios la hora antes de estar con él, esa sonrisa tonta que solo te saca él, ese bienestar contigo misma.
Ya ha vuelto sin avisar, esa jodida sensación que tanto gusta aunque después al tiempo duela, pero todavía es pronto para preocuparse por eso, ahora toca disfrutar. Es hora de ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario