sábado, 7 de abril de 2012

Echo de menos esos momentos de cuando nada te importaba, que solo querias crecer y soñabas con lo que querias ser de mayor, quien compartiria contigo el resto de tu vida y cuantos hijos tenias pensado tener.
Echo de menos esos momentos en los que me arropabas y decias "buenas noches cariño", me cogias en brazos y me decias cuanto me querias, me hacías cosquillas y no parabas hasta que me quedaba sin respiración de tanto reir.
Las cosas cambian con el tiempo.
Echo de menos esas frases de "ten cuidado, mira antes de cruzar", "no hables con desconocidos", "+pero mamá, todas mis amigas lo hacen! -¿Y si tus amigas se tiran de un barranco tú también te tiras?", o esas rabietas tontas cuando no conseguias lo que querias, que te compraran un juguete, que no te dejaran ver lo que tu quieres en la televisión. Echo de menos esa sensación de tener a alguien siempre preocupandose por mi, de que me cogiera en brazos cuando llorara o de culpabilidad cuando me caia y me decias "¡ves, te lo dije! ¡qué te ibas a caer! ¡es que no me haces caso!" 
Ahora todo es "no llegues tarde","cuidado con lo que haces", "haz lo que quieras, yo no quiero saber nada", "¡qué no me repliques!", "¿no eras tan madura? pues haz lo que tú veas..."
Tal vez yo me lo busqué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario