lunes, 30 de abril de 2012

Extraño su sonrisa, esos abrazos cuando más lo necesitaba, esa facilidad de con sólo mirarme podía ser la persona más feliz del mundo.
2 años.
730 días, 17520 horas, 104 semanas sin él.
Sin poder saber nada de él, sin verle, sin poderle tocar, sin escuchar su voz, sin oler esa colonia.
Te fuistes, y la razón la puedo explicar con una sola palabra:

cáncer 

Tal vez es mejor así, ahora puedes "descansar". Ya no sufres.
Aunque sería muchísimo mejor que estuvieras aqui a mi lado, contandome tus historias, esas que no me cansaba de escuchar.
Me conformaría con sólo verte sonreír por última vez.
No pude despedirme como fuera querido, todo fue tan rápido. No es muy agradable la última imagen tuya que no para de dar vueltas en mi cabeza.
¿Por qué no vuelves? Te necesito.
Te echo de menos.
Te necesito aqui a mi lado, de nada me sirve que digan que ahora estás en un lugar mejor, ¿quién se va a creer eso? ¿Dónde podrías estar mejor que aquí con tu familia? Los que de verdad te quieren.
Con cariño de tu nieta Raquel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario