viernes, 11 de mayo de 2012

Qué más se puede pedir :)

Estoy feliz. Hay una felicidad que recorre todo mi cuerpo, tengo ganas de saltar, gritarle a todo el mundo que le quiero. No me cansaría nunca de pensar en la tarde de hoy, esa que me ha parecido tan corta, la que ha sido perfecta.
Es un sentimiento extraño, es como una fuerza enorme que me da energía para hacer cualquier cosa, es un sentimiento tremendamente fuerte que no le ganaría ningún otro.
Podría estarme horas y horas sentada en ese banco mirandole a esos ojos color miel, o sonriendole sin razón.
En estos momento nadie podría derrumbarme ni hundirme.
Confio en mi misma, he demostrado que puedo con cualquier cosa y que hay que aprender a sonreirles a los problemas y todo esto es gracias a él. Esa persona que puede hacerme feliz las 24 horas del día con solo decirme "te quiero".



No hay comentarios:

Publicar un comentario