viernes, 27 de julio de 2012

Esa sonrisa tan perfecta después de un beso, esos ojos tan dulces color miel y esa carita de niño bueno que hace que me derrita nada más verla. Estos son unos de mis motivos para vivir que se resumen en él. Para mí, él ya es una necesidad día a día, que si no hablo con él aunque sean cinco minutos al día es como si me faltara algo muy importante y esto hace que me sienta vacía, deprimida. Lo peor es que cada día me encanta más, cada día hace que sin querer le coja un poco más de cariño, pero lo que es peor aún es que acabemos enamorados y tarde o temprano esto se acabe y cada uno coja un camino diferente al otro, pero bueno quizás para eso todavía falte un poco, asi que ahora lo que más me apetece es estar con él y no perder ni un solo segundo a su lado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario