martes, 3 de julio de 2012

Hacemos las paces, abrimos las cicatrices

Ayer fue increible, pude estar con él menos de 15 segundos, pero fueron los 15 segundos mejores y más largos de mi vida, fue como si se parara el tiempo. Pude abrazarlo y oler esa colonia que echaba tanto de menos. Experimenté millones de sensaciones a la vez, sonreía todo el tiempo, me temblaban las piernas y no sabía lo que decía, que estupida, no paraba de decir gilipolleces, pero lo peor es que no te quedó claro eso de que no volvieras a mí, te dije que te olvidaras de mí, que no quería saber nada de ti, ya veo que no te quedó claro, pero a mi corazón tampoco. Ahora todo es distinto, he cambiado, han aparecido nuevas personas en mi vida, tengo novio, soy feliz con él hasta que has vuelto a aparecer tú con esa mirada, esos ojos color Coca Cola que nunca me cansaría de mirar y esa sonrisa, puff esa sonrisa que me enamora. ¿Por qué lo haces? Creo que eso que dicen de que no puedes querer a dos personas a la vez es mentira. ¿Por qué no vas a poder? Es difícil de soportar pero no imposible de superar, sé que no puedo jugar a dos bandas, que tendré que decidirme por uno, pero mientras tanto ya el tiempo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario