martes, 17 de julio de 2012

No me explico cómo puedo querer tanto a alguien.

Esa sonrisa que nada más al verla hace que me vuelva loca, esa simpátia, esa fuerza de seguir teniendo ganas de vivir en la situación en la que está. Esa es la razón de mi felicidad. Me parece increible que después de todo lo que ha vivido, de todo ese sufrimiento y dolor, siga teniendo la misma fuerza que al principio de todo. A veces pienso que si yo estuviera en su lugar me derrumbaría, no tendría fuerzas, en cambio ella, esa persona tan pequeñita ha podido enfrentarse a todo, tanto a lo bueno como en mi opinión lo peor del mundo. El cáncer. Esa palabra nada más pensarla hace que me aparezca un enorme escalofrío por todo el cuerpo, pero ella es especial, puede con todo y yo lo sé mejor que nadie, después de todo lo que ha sufrido puede con cualquier cosa a su edad, 9 añitos.
Sigue así. Te quiero muchísimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario