martes, 20 de noviembre de 2012

Ya no sé que hacer, soy un completo desastre, una gilipollas que no sabe lo que tiene, una asquerosa egoísta.
Sólo sé una cosa, que me arrepiento de todo, de todo el daño, yo sola me busco los problemas, sólo sé que quiero abrazarte y pasar toda una noche juntos como las de antes, esas que quería que fueran interminables, planeando un futuro juntos, dormir el uno con el otro, mezclando nuestras colonias, una fragancia más que perfecta. Quiero gastar tus labios de tanto besarte, hacerte cosquillas hasta enfadarte, acariciarte hasta no sentir los dedos, abrazarte y dejarte sin respiración, mirarte a los ojos y decirte lo mucho que te he echado de menos, gritarte lo que te quiero hasta quedarme sin voz...
¿Ahora? Ahora es verte conectado y se me saltan unas lágrimas sin mi permiso, me gustaría morirme cada vez que huelo una colonia igual que la tuya, pero a nadie le sentará mejor que a ti, era perfecta. No hago nada más que soñar con esa preciosa sonrisa, ver esas fotos y empaparlas de lágrimas, abrazarlas e imaginar que estás aquí conmigo, como antes, sin parar de reír, sin parar de hacerme feliz y hacerme creer alguien importante y querida.
Gracias por todo, por hacerme sonreír cada mañana, por tener una razón por la que vivir y luchar, gracias por haber hecho que me sintiera especial.
Te quiero, prometí que sería para siempre, y así será.


No hay comentarios:

Publicar un comentario