martes, 16 de julio de 2013

Como pueden cambiar las cosas de un día para otro.
De tenerlo todo a no tener absolutamente nada ni a nadie.
Sentirte sola estando rodeada de gente.
Buscar entre toda la multitud un poco de cariño que haga más ameno todo esto.
Como por un mínimo detalle todo se puede esfumar.
Ahora estás sola, tú y tus gilipolleces. Tu inmadurez.
¿Qué vas a hacer sola? No tienes a nadie.
No tienes amigos, tus padres no te hablan. Sólo tienes a tu novio. ¿Y? ¿Cuánto te va a durar más? ¿Dos semanas y media?
No tienes nada más que falsos, falsos que te hablan para quedar bien, falsos que cuando estás mal ellos desaparecen.
No aprendes. No sabes valorar lo que tienes.
Ya no vale arrepentirse, ya está hecho, asume las consecuencias.

ATTE: Mi conciencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario