domingo, 18 de agosto de 2013

Este verano me está enseñando grandes cosas.
Estoy conociendo realmente a la gente de mi alrededor y la verdad es que exceptuando a una o a dos personas son todos unos falsos, unos que hablan para caer bien, otros que hacen que vivas en un mundo llenos de mentiras por culpa de sus falsas expectativas, los que dicen ser tus amigos pero no se preocupan por ti, los que solos te quieren para salir de fiesta, los que te han tenido engañada durante años.
Este verano está siendo diferente a los demás, quizás sea que esté madurando y me preocupe más por las cosas o que por fin me esté quitando la venda de los ojos, esa que me cegaba, la que parecia que todo iba bien, la que hacía que yo fuese una ilusa más, la que no creía en las mentiras.
Es verdad eso que dicen, la gente no cambia con el tiempo, sino que con el tiempo la conoces de verdad. El tiempo es el único de fiar en esta vida, el que siempre te va a decir la verdad, el que te va a demostrar las cosas como realmente son.
Él te ayudará a confiar en quien debes, en quien merece la pena, te ayudará a ver quien se preocupa por ti y a quien tendrás que echar de tu vida.
Tarde o temprano el tiempo hará que abras los ojos y des importancia a lo que tienes y te convenza de que no merece la pena echar de menos al que se fue, porque esa persona ya lo hará por ti.


martes, 13 de agosto de 2013

¿Recuerdas las pelis que hemos visto juntas? Todas esas tardes riendo, todas las fotos.
¿Recuerdas la peli de 'Camino'? Como para no recordarla. El vestido, los pasteles, el padre.
¿Y las pelis de miedo las recuerdas? Siempre me ha encantado verlas contigo, con los peluches, los cojines, todos esos gritos que hacian que al día siguiente estuvieramos ronca, por lo menos yo.
Todos los regalos, los recuerdos, las tardes de cafés, todas las risas y los llantos en el mismo bar, en la misma mesa y las mismas sillas.
Todos esos videos haciendo tonterías.
No quiero que desaparezca ningún recuerdo contigo.
Cada uno es especial y la verdad es que sin ellos mi vida no fuese sido tan divertida.
Los huevos de cabra, los paseos, la cabra-cerdo-rana-oso hormiguero, la pollo fem., el regalo para la hermana de Ana, la niña que tenia la polla asi de grande |-----------------------------------|
el quieres pipas?
Mi complice y yo su asesina.
Mi bebita.
Cada momento ha sido inolvidable.

Siempre he tenido una cosa clarísima, si una persona te importa harás todo lo que puedas por ella, te tragarás tu orgullo, te preocuparás, la apoyarás, pedirás perdón cuando no lleves la razón.
Pero claro, una cosa es poder y otra muy distinta es querer.
Quizás esté yo equivocada, quizás sea yo la que espera más de los demás, la que se cree que conoce a sus amigos y no es así.
"Nuestra relación depende de un hilo muuuy fino".
Nunca olvidaré esa frase.
 ¿Por qué? ¿Por qué ahora?
Se me vienen muchisimas preguntas a la cabeza, pero ninguna respuesta. No me salen las palabras. No sé que pensar.
¿Y ahora qué? Hago como si nunca te hubiera conocido, ¿no? ¿Ya todo se ha acabado? Tú lo has dicho, el hilo...
Hay otra cosa que tambien he tenido clarísimo, quédate siempre con las palabras que te dice alguien que está enfadado contigo, esa será la verdad que nunca te ha podido decir.
En ese momento estaba enfadada.
¿Cómo se supone que te tienes que sentir cuando una persona que quieres te falla? Cuando esa persona es una de las personas que más quieres en el mundo, que ha llorado contigo cuando has estado mal, una persona que darías tu vida por ella se está alejando de ti poco a poco y tú no puedes hacer nada.
Yo no puedo obligar a nadie a que esté bien conmigo, Si es verdad que quiere que desaparezca para siempre de su vida lo haré, pero para mí, para siempre es para siempre.
Por último si lo estás leyendo decirte que necesito hablar contigo, que te necesito.
Si no vamos a hablar más, quería decirte que me ha encantado cada minuto que he pasado contigo, no los cambiaría por nada en el mundoy por último que te quiero mucho, espero que te vaya bien y que si alguna vez necesitas algo, no dudes es decirmelo. Cuidate.



viernes, 9 de agosto de 2013

Nos estamos volviendo realmente gilipollas.
¿En qué nos estamos convirtiendo? Si ahora las relaciones tienen última conexión, si ahora los besos se mandan por emoticonos, y toda la atención que necesitas es que te conteste por Whatsapp de inmediato las 24h. Que clase de amor estamos creando si tu humor va a depender que te haya escrito para darte las buenas noches y los buenos días, un amor que lee las conversaciones que ha tenido con otros buscando algún motivo para desconfiar, un amor en línea, un amor en letras, un amor que no entiende que no vivas pegado al móvil, un amor que sonríe por fotos enviadas. ¿Dónde quedaron las tardes de pipas en cualquier banco arreglando el mundo? ¿Y los besillos de verdad? Si ya lo dijo Einstein: el día que la tecnología sobrepase a la humanidad tendremos una generación de idiotas. Pues señores bienvenidos a la maravillosa generación de idiotas, pero no se preocupen que esto evolucionará y nos volveremos tan tontos que ni podremos replantearnos que estamos haciendo mal.