martes, 13 de agosto de 2013

Siempre he tenido una cosa clarísima, si una persona te importa harás todo lo que puedas por ella, te tragarás tu orgullo, te preocuparás, la apoyarás, pedirás perdón cuando no lleves la razón.
Pero claro, una cosa es poder y otra muy distinta es querer.
Quizás esté yo equivocada, quizás sea yo la que espera más de los demás, la que se cree que conoce a sus amigos y no es así.
"Nuestra relación depende de un hilo muuuy fino".
Nunca olvidaré esa frase.
 ¿Por qué? ¿Por qué ahora?
Se me vienen muchisimas preguntas a la cabeza, pero ninguna respuesta. No me salen las palabras. No sé que pensar.
¿Y ahora qué? Hago como si nunca te hubiera conocido, ¿no? ¿Ya todo se ha acabado? Tú lo has dicho, el hilo...
Hay otra cosa que tambien he tenido clarísimo, quédate siempre con las palabras que te dice alguien que está enfadado contigo, esa será la verdad que nunca te ha podido decir.
En ese momento estaba enfadada.
¿Cómo se supone que te tienes que sentir cuando una persona que quieres te falla? Cuando esa persona es una de las personas que más quieres en el mundo, que ha llorado contigo cuando has estado mal, una persona que darías tu vida por ella se está alejando de ti poco a poco y tú no puedes hacer nada.
Yo no puedo obligar a nadie a que esté bien conmigo, Si es verdad que quiere que desaparezca para siempre de su vida lo haré, pero para mí, para siempre es para siempre.
Por último si lo estás leyendo decirte que necesito hablar contigo, que te necesito.
Si no vamos a hablar más, quería decirte que me ha encantado cada minuto que he pasado contigo, no los cambiaría por nada en el mundoy por último que te quiero mucho, espero que te vaya bien y que si alguna vez necesitas algo, no dudes es decirmelo. Cuidate.



No hay comentarios:

Publicar un comentario